Ingrese texto de busqueda

15/05/2019 17:24 | Liga Nacional

Identidad

Peñarol y Quilmes jugaron el clásico más importante de una historia de casi tres décadas. En Mar del Plata algunos ponen el foco en el lugar equivocado y no dimensionan la magnitud que este hecho cultural e identitario constituye.
Autor:Martín Pellegrinet (@soyelPelle)
Identidad

El clásico del domingo fue el más emotivo y angustiante de los 132 que se llevan disputados (por diferentes competencias) en casi 28 años.

Peñarol y Quilmes jugaron ante más de seis mil personas un partido que definía quién mantenía la categoría y quién debía jugar un play off por la permanencia (contra el gigante Atenas de Córdoba, nada menos).

Pero el encargado del área de deportes del municipio, ente que rige el destino del estadio Polideportivo “Islas Malvinas”, prefirió hacer visible que se rompieron algunas cosas. Cosas. Luces, tachos, alguna mampostería tal vez. Y que hubo pintadas.

Identidad

A su vez, el secretario de Hacienda del municipio de General Pueyrredón, Hernán Mourelle, volvió a fustigar contra la gratuidad que gozan los clubes de Mar del Plata que representan a la ciudad en el ámbito nacional. No es la primera vez que Mourelle se expresa en ese sentido, de hecho el Intendente Arroyo tuvo que salir a pedir disculpas por el modo de comunicarse de su secretario de Hacienda.

Identidad

En Mar del Plata esta temporada, por sólo hacer memoria corta, Quilmes y Peñarol entrenaron con las luces del estadio apagadas. Tuvieron que organizar sus entrenamientos mientras la luz del día iluminara al Polideportivo. Muchas veces terminaron en penumbras.
También en reiteradas ocasiones los jugadores de uno y otro se fueron de las prácticas sin bañarse. Se fueron sucios y con transpiración secándose y enfriándose. No les prendieron las calderas que calienta el agua. Además, cada vez que llovió hubo goteras. Hasta se suspendió un partido porque al techo del estadio se le filtra el agua. Tres años y medio de gestión lleva la actual administración.

Identidad

La realidad supera cualquier escenario imaginable.

Treinta y dos años lleva Peñarol en la máxima división del básquet argentino profesional. Quilmes, veintiocho. Entre los dos, sin contar los primeros pasos en sus ascensos, computan sesenta temporadas de básquet profesional.

Mar del Plata celebra sus aniversarios los 10 de febrero. Este año fue el número ciento cuarenta y cinco.

Si se hiciera un documento de identidad local, una página completa sería para contar con orgullo de los clubes de básquet de la ciudad. Y del clásico que supieron construir.

No hay tantos hechos ni representantes con nombre propio en esta parte de la costa atlántica con la historia y el desarrollo de Quilmes y Peñarol. Llegaron y, lo más difícil, se mantienen.

Han soportado todas las crisis económicas de los más variados planes de los gobiernos de turno. Todas. No dejaron de permanecer ni de representar.

La identidad que generaron es definitiva, pero también es identidad viva, en construcción permanente. Tres generaciones de marplatenses cuentan historias sobre los partidos en el SúperDomo, Once Unidos y el Polideportivo.

Tres generaciones de marplatenses, algo difícil de conseguir. Invito al lector a que salga a la calle en “La Feliz” y consiga en una misma cuadra eso. Personas que le digan que sus padres y abuelos eran o son todos de Mar del Plata.

El básquet, Quilmes y Peñarol, generaron y profundizan esa cultura.

De Mar del Plata salió el tenista más importante de toda la historia argentina. Cambió el curso del deporte en el país. Cantidades de muchachos se llaman Guillermo por Vilas.
Él recuerda a Mar del Plata con cariño y reivindica sus años formativos en el frontón del club Náutico.
En Mar del Plata ni siquiera hay un museíto, una sala, algún resquicio, donde se lo mantenga con memoria viva.

A propósito de la memoria y la identidad. A nadie se le escapa la importancia y magnitud que tiene un hecho que está aconteciendo ahora mismo: los soldados argentinos caídos en la gesta de Malvinas de 1982 están siendo reconocidos en el cementerio de Darwin. La guerra pasó hace 37 años. Es historia, sí. Pero también presente. Porque está en carne viva. Porque todos sabemos lo que significa Malvinas. Pero ahora los familiares están yendo a visitar una tumba que ya no es más de un soldado argentino sólo conocido por Dios. Treinta y siete años para curar y sanar, aunque más no sea mitigar, ese rasgo esencial que es la identidad.
A propósito, esta causa es también impulsada por un marplatense (por adopción) como el gigante Julio Aro.

Identidad

En Mar del Plata el domingo Peñarol y Quilmes jugaron el clásico más importante de toda su historia. Entre las dos hinchadas hubo más de seis mil personas. En tiempos de fragmentación, intolerancia, grieta. En tiempos donde las redes sociales y los algoritmos nos direccionan el consumo con “me gusta” o “no me gusta”. En tiempos donde la oferta de entretenimiento a muy bajo costo en casa es altísima.
Seis mil marplatenses fueron a acompañar a los clubes de la ciudad. Ni un solo hecho de violencia hubo. Ni una escaramuza.
El perdedor, además de llevarse otra derrota ante el rival de siempre, corre el riesgo de perder la categoría otra vez. Los hinchas de Quilmes aplaudieron de pie la actuación de su equipo. Lo alentaron cuando los jugadores se iban al vestuario.

No se ven estas demostraciones todos los días. Entre otras causantes, porque como sociedad ya rompimos el fútbol y no toleramos al que lleva otra camiseta en la misma cancha. Esa ya la perdimos. Alvarado y Aldosivi en fútbol no pueden ponerse de acuerdo ni para jugar un amistoso. A pesar de que aquí se cuenta con un estadio mundialista para albergar casi a cuarenta mil personas, no se puede llevar adelante un partido entre los representantes del fútbol de la ciudad.
Pero el básquet no. En un partido de semejante marco y con todo lo que tenía en juego, Peñarol y Quilmes lo hicieron.

Inclusive Peñarol hasta tuvo el gesto deportivo de no echarse a menos en las últimas jugadas del tiempo regular, ya que por la derrota de Atenas minutos antes le alcanzaba hasta perdiendo por cuatro puntos para quedarse en primera sin jugar play off por la permanencia. Pero jugó a ganar.

Eso también genera identidad. Porque el deporte de alto rendimiento, y más el equipo que son hinchas los más chicos, es el espejo inmediato. Es donde se miran y esperan verse reflejados. El lugar aspiracional.

Vale más eso que cualquier clase o entrenamiento. Ahorra tiempos. Acelera procesos. Siempre se educa desde el amor, el compromiso y el ejemplo. A pesar de los que miran la parte en lugar del todo, esta historia continuará.

Identidad

Martín Pellegrinet (@soyelPelle)

Fotos: gentileza Demián Schleider @infoliga


»Mdp Peña15/05/2019 21:53
Vamos Peña carajo!!..ojalá se salve Quilmes, no es bueno economicamente para ninguno de los dos equipos...suerte y ojalá se salve.....
Responder
100 %
0 %
»pepe15/05/2019 23:08
asi se habla primo de la vereda de enfrente!!
gracias por tu apoyo....
tendriamos que unir los clubes y armar un estadio unico.
y rentarlo cuando no hay liga.

y se puede lograr si una empresa como coca cola o de renombre ayude a cambio de poner el nombre en el estadio.
ejemplo: coca-cola mdq estadio.

asi venceremos a estos impresentables del emder.
y dejar de pagar las burradas que se pagan solo por abrir las puertas.
con un buen estacionamiento,y servicios de comidas varias.

fomentando la entrada gratis a menores,y descuentos para jubilados,y socios al dia.

gracias por el apoyo.
100 %
0 %
»alejandro15/05/2019 22:25
Horrible gestion municipal pensar que otras ciudades y gobiernos hasta ponen plata. Espero que haya un cambio de timon en la municipalidad y que el cambio vaya de la mano de mejores condiciones que permitan cpmpetir a los equipos de la ciudad en mejores condiciones
Responder
85.0 %
15.0 %
»fernando15/05/2019 22:47
De acuerdo con el comentario. La mente corta de nuestros funcionarios no les hace ver la realidad. No tienen visión política solamente ambición personal. Lamentable, pero bueno así estamos.
Responder
88.9 %
11.1 %
»Roberto15/05/2019 23:40
Sacando el clásico que se debe jugar en el Poli, todos los demas partidos se deberían jugar en Once Unidos. La capacidad de este escenario alcanza para la gente que va, y daría verdadera sensación de localía. Me gustaría saber que harían los funcionarios con semejante elefante blanco luego del verano. Es la realidad, guste o no.
Responder
94.1 %
5.9 %
»Buenos aires es de peña16/05/2019 01:37
Buenas noches,excelente informe,coincido en todo,es el mejor clásico de la liga,un espectáculo fabuloso,ojalá se salve Quilmes,los políticos,son mamarracho de,aguante peña! Saludos
Responder
100 %
0 %
»dani el LLEVABALIJAS.16/05/2019 03:13
QUE IDENTIDAD.TODO ARREGLADO.CUIDEN MALETINES Y BALIJAS.
Responder
0 %
100 %
»COCONGO EL Q SE HACE16/05/2019 03:15
NO PUEDO CREER QUIENES JUEGAN EL PLAY-OUT.QUE GANE EL MEJOR-QUE PENA-QUE HAYA DESCENSOS.NO PASA NADA TOTAL YO ME SIGO HACIENDO.
Responder
0 %
100 %
»leo de peña16/05/2019 11:42
Más allá de toda rivalidad y de alguna gastada (solo deportiva).
La liga no puede perder el clásico
Quiero seguir viviendo el peñarol/quilmes.
Nada se iguala con eso, se vive con fervor, ese día es distinto a todos y la semana previa no es la misma.
Que se salve Quilmes y que viva el clásico.
Chau Atenas
Responder
100 %
0 %
»marplatense16/05/2019 15:31
Muy buena la nota de Martin, el mejor partido de la Liga sin dudas es el Pañarol- Quilmes, desde el torneo marplatense de 1979 cuando jugaron la final en la cancha de Sporting....La unica deuda es no tener un estadio propio y depender del humos de los funcionarios de turno...Lo de Mourelles es impresentable...

que no desciendan los primos y que viva el basquet marplatense
Responder
100 %
0 %
»Jonás16/05/2019 16:29
Excelente artículo.-

Estos sinverguenzas de cambiemos lo único que les importa es el negocio...por suerte en 212 días se van para nunca mas volver !!!

Perdonanos Manco !!!
Responder
66.7 %
33.3 %
»fernando16/05/2019 23:41
No por favor. El manco es el ser más repulsivo que tiene este país y eso que tiene mucha competencia!!!! Ladrón, hipócrita, falso, chupamedias y arrastrado entre otras virtudes.
50.0 %
50.0 %
»País17/05/2019 15:15
Muy buena la nota de Pellegrinet. Sr. Jonas, El manco nunca mas va a volver. Quedate tranquilo. Mar de las Miserias nunca será sin los dos equipos en la Liga. Saudos.-
0 %
0 %
»Para los de Peña16/05/2019 21:41
gracias a los primos por el apoyo. la verdad que solo el básquet tiene estos gestos. ojalá nos podamos mantener en categoría, pero lo veo difícil, porque somos david contra goliat. atenas seguro que en finales parejos y allá contará con fallos arbitrales a favor, como siempre. aún así, acuérdense de la temp. 2000-2001, cuando estábamos perdidos y el triple de ibarra llevó a suplementario, fue ganado y luego en córdoba le dimos baile pa que tenga. evidentemente atenas le tiene miedo a mdq.
PD: Después de muchos años, y por la tremenda crisis actual, a los primos no les conviene económicamente que nos vayamos.
Responder
100 %
0 %
»Todavia estamos aca17/05/2019 12:09
Todo bien, yo tambien prefiero que se vaya Atenas y no Quilmes...
Pero de ahi a transferirnos la responsabildad y el beneficio del no descenso de Quilmes.....
0 %
100 %