• 12-08-2022
  • Buenos Aires, 15°C

El Loco quiere, pero no puede dejar el básquet

Montenegro, quien en el último tiempo se alejó de la actividad, confirmó las ofertas recibidas por el club Maccabi Tel Aviv y otro “de primer nivel” de Italia, aunque de éste dijo desconocer el nombre porque la negociación la lleva adelante un representante.

El jugador dedicó su último tiempo a la detección de talentos en el deporte, y anoche regresó a un estadio para participar de un partido realizado en honor del escolta Emanuel Ginóbili, en Bahía Blanca.

En declaraciones a radio Rock and Pop, Montenegro se mostró ilusionado ante la posible concreción del pase, más alla que su participación en el deporte la considera “una partecita” de su vida.

Si se concreta el ofrecimiento, Montenegro regresaría a Europa a los 34 años, luego de militar a principios de 1991 en los clubes Pavia y Brescia de Italia, y tras un paso fugaz por España.

Montenegro fue el primer jugador argentino elegido por una franquicia de la NBA estadounidense: en 1988 Philadelphia Sixers lo seleccionó en la tercera ronda del draft, pero luego no participó de la liga más profesional del mundo.

El jugador reiteró sus críticas a la dirigencia del básquetbol local, a la que calificó de “mediocre” y dijo que “si no fuera porque en Argentina a Dios gracias salen jugadores de todos lados”, el deporte “hubiera desaparecido hace muchísimo tiempo”.

“Los espectáculos que se ven en la liga son horrorosos. Se contratan primero a los jugadores y después, con la plata que queda, a los técnicos, así vamos de culo”, afirmó.

En otro orden, Montenegro consideró que el seleccionado argentino que participará del torneo Premundial, que se jugará en agosto en Neuquén, será, por los jugadores que los integrarán, “el mejor de la historia” del básquetbol local. Y entre ellos destacó a Rubén Wolkowyski y Juan Ignacio Sánchez, que participaron de la última temporada de la NBA.

“Son dos casos claros del fruto del esfuerzo y el trabajo. Trabajaron muchos años y sacrificaron cosas, quizá no eran los jugadores que todos esperaron llegarían a la NBA por cuestiones de talento, pero son superdotados mentalmente”, afirmó Montenegro.

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO