• 12-08-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Los equipos de Mar del Plata buscan repetir los planteles

Que ambos clubes no puedan todavía asegurar nada es una consecuencia lógica de varios desencadenantes: propios y ajenos. A pesar de que Peñarol fue primero y Quilmes tercero en la tabla de recaudaciones, y de las buenas producciones de sus equipos, la situación económica local los pone a ambos clubes contra las cuerdas.

La negociación con Ginóbili comenzó hoy con una oferta a su agente Villanueva-Rafaelli. Además, Ricardo Villar -cabeza visible de la dirigencia de Quilmes- ya entabló contacto con los representantes de Pablo Gil, Diego Cavaco, Matías Ibarra y Oscar Arce (que tiene un año más de contrato).
Salvo lo de “Sepo” (que es pretendido por Olavarría) el resto de las negociaciones parecen encaminadas. Si “Sepo” se va, Oscar Sánchez pretende un base americano. De la temporada anterior el único extranjero que quieren repetir es Yaya Dia. También hay interés por Raphael Edwards, pero tiene muchas chances de ser NBA. El alero rasta Milton Bell esta muy lejos de las intenciones del técnico.

Por Peñarol, la situación es parecida. Luego de la gran campaña realizada se especulaba con un mayor presupuesto, pero la realidad del país los golpea muy duro. Con las renovaciones de Fernando y Sebastián Rodríguez y Mauricio Hedman al técnico, Carlos Romano, le quedan tres plazas. Ayer por la mañana se reunió con Juan Manuel Locatelli. La charla favoreció la continuidad, pero las pretenciones de Juan Manuel deberían bajar con respecto a la última temporada.
En tanto, Walter Guiñazu tiene chances de seguir, no así Pablo Maglia. En cuanto a los extranjeros, los representantes de Jared Prickett, Joseph Bunn y Josh Pittman ya enviaron por mails las contrapropuestas para que el club evalue hasta donde pueden pagar. Peñarol depende de lo que Atenas le ofrezca a Bunn; no obstante, en las últimas horas apareció León Trimmingham como posible para los cordobeses por lo que Bunn espera al igual que Peñarol. Con Prickett no habría problemas y Pittman es una incógnita.

Mar del Plata es la ciudad del País que tiene el indice más alto de desocupación, más la desesperante situación de las pocas empresas que quedan, ofrece un panorama poco alentador para la búsqueda de sponsors. Además, la importante oferta de actividades deportivas que brinda la ciudad obliga a las empresas a dividir los recursos destinados a publicidad. La solución sería empresas de nivel nacional, pero al básquetbol todavía no lo han encontrado como un producto sólido.

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO