• 26-05-2024
  • Buenos Aires, 15°C

Con nivel internacional

Fue una lástima que el público le diera la espalda. Apenas 600 personas concurrieron a la jornada final del Cuadrangular que organizó Guillermo Vecchio. Y la sensanción de pena se agiganta porque Quilmes cumplió un excelente tarea frente al conjunto madridista que, a pesar de no venir con varias figuras de su plantel, no deja de ser un gran equipo.

El “cervecero” mostró signos muy positivos en la victoria en el clásico, y ayer dejó en claro que está por el buen camino. Defendió con mucho criterio, intenso todo el partido, y encontró soluciones de conjunto en ofensiva, es decir, trató de ser lo más parecido a un equipo. Y le salió bien.

En el primer cuarto, Quilmes lastimó con la potencia que le dieron Boozer y Ebong cerca del canasto más la tarea de Cavaco. Además tuvo efectividad ya que hizo 21 puntos sobre 28 posibles. En defensa sufrió a las torres españolas Struelens y Sonseca más el despliegue de Vucevic que encontró gol desde todas las posiciones.

Pero en el segundo segmento, con la rotación de plantel que hizo Sergio Scariolo, Quilmes fue beneficiado porque el Real perdió fuerza interior y sin Llorente en cancha también se desdibujó el sobrio traslado que había tenido. Sin ser mucho más y defendiendo muy duro, Quilmes se hizo dueño del partido. Cavaco y Pablo Gil se erigiron como estandartes ofensivos y se fueron al descanso largo arriba por 6: 42-36.

En el complemento, el Real volvió con los titulares y poco cambió. El partido siguió con el mismo tono aunque fue el cuarto de mayor goleo (22-27). Alberto Angulo se cargó el equipo (12 puntos en el parcial) y el Real Madrid aprovechó su mejor momento para ponerse a 1 (64-63). Quilmes empezó a creer que ganar no estaba tan lejos, ya que Farabello jugaba y hacia jugar, Pablo Gil goleaba (9 puntos en el cuarto) y todos defendían.

En los últimos 10 minutos Quilmes dio un recital. Fue una orquesta que tocó al compás de Farabello (14 puntos y 11 asistencias). Dejó inútil todo intento español ya que Ebong y Boozer, ambos con cuatro faltas (no podían meter la mano), fueron ayudados por los perimetrales que ajustaban permanentemente. Robaron pelotas, corrieron el contrataque e hicieron algunos lujos que provocaron el delirio de la poca gente que fue testigo de una gran noche quilmeña.

Quizás sería oportuno recordar que el básquetbol no se rige por las matemáticas, ya que a esta altura algún hincha podría pensar que si la regla de tres simple se aplica al deporte, como Real Madrid le ganó a Atenas, Quilmes sea mejor que Atenas. Es mucho más saludable pensar que de los cuatro que jugaron el Cuadrangular, Quilmes fue el que más serio lo tomó. Anoche jugó casi todo el partido con seis jugadores (Arce y Keys apenas sumaron pocos minutos). En cambio Boca, Peñarol y el Real Madrid hiceron un festival de la rotación con los suplentes, algo que seguramente no ocurrirá en la liga.

Por su parte, en un partido atípico, Peñarol sufrió la peor derrota desde que es dirigido por Carlos Romano. La gran diferencia la empezó a edificar Boca con un segundo cuarto de ensueño cuando tiró para 39 e hizo 38 puntos (7/7 en dobles 5/5 en triples y 9/10 en simples). Peñarol fue el opuesto, incluso con algunos tiros, libres de oposición, falló seguido. Claro que no sólo fue una lucha estadística, los fundamentos de la victoria, además del alto porcentaje, fueron los 22 puntos de Campana (cuando el partido era tal) la tarea de Stanic y el sacrificio defensivo de los pibes.

Sintesis:

Quilmes 87: Ibarra (7), Farabello (14)(x), Cavaco (17), Ebong (13)(x) y Boozer (12) (Formación Inicial); Gil (19), Arce (0) y Keys (0). DT: Oscar Sánchez.

Real Madrid 72: Llorente (4), Angulo (12), Vukcevic (11), Sonseca (14) y Struelens (13) (Formación Inicial); Robinson (0), Horton (8), Mena (5), López (0) y Nadeau (5) DT: Sergio Scariolo.

Peñarol 72: Tato Rodríguez (8), Fernando Rodríguez (9), Pittman (8), Olivares (8) y Prickett (12) (Formación Incial); Hedman (7), Ortega (0), Moore (11), Locatelli (7), Liguori (0), Romano (2) y Ferrero (0) DT: Carlos Romano.

Boca Juniors 105: Stanic (11), Campana (22), Allen (15), Deveaux (12), Watson (9) (Formación Incial); Guaita (5), Sartorelli (7), Sandes (9), Weingand (4), Calderon (7) y Fioretti (4) DT: Fernando Duró

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO