• 17-04-2024
  • Buenos Aires, 15°C

El siete revolucionario

La selección Argentina se fue de Bahía Blanca, pero dejó diferentes sensaciones. No solo colectivas o de triunfo o rendimiento, sino con una en especial. La del base cordobés Facundo Campazzo. El armador tuvo una actuación descollante brillando un gran espectáculo que sin dudas llamó la atención a todos los presentes. Si bien ya se lo conoce por sus genialidades y todo lo que brindó en Murcia, la situación fue completamente diferente. Fue el líder absoluto ante la ausencia de Scola y quien tomó las mayores determinaciones de cada encuentro.

Siempre es una atracción ver diversos jugadores en la selección. Sin dudas que Campazzo se ganó un lugar privilegiado, y más aún tras sus deslumbrantes actuaciones en Murcia. El cordobés terminó teniendo un formidable reconocimiento en Bahía Blanca. Desde la previa siendo uno de los que habló con la prensa, hasta cuando lo buscaron para sacarse fotos. Todo esto sin pensar lo que generaría luego de los tres compromisos por AmeriCUP.

Desde el comienzo, Campazzo se ganó a la gente. El encuentro ante Venezuela fue el primer desencadenante. El base mostró recursos de sobra para jugar, pases de lujo, un par de alley oop a Delia y Deck. Un dribbling notable, y los aplausos cerrados y festejos de parte de la gente. Dentro del duro encuentro ante la vinotinto, Campazzo sobresalió como gran figura en un tercer cuarto brillante que tuvo en la conducción y gol. Luego fue clave para cerrar el cotejo. Una bandeja con lujo para penetrar y posterior triple con marca para sentenciar el encuentro. Palmas y más palmas para el jugador del Real Madrid.

El encuentro ante Canadá fue el punto sublime para Campazzo. En un encuentro muy cuesta arriba, donde Argentina necesitó de un fenomenal cierre, fue justamente el base quien deslumbró en diferentes momentos. Aparece con varios bombazos para mantener al equipo, y un final realmente formidable. Con sangre fría para meter ciertos libres, lucirse en las asistencias y ni hablar con el triple del final. El jugador con la bola, una finta de lado a lado y el bombazo cúlmine que levantó y dejó atónitos a propios y extraños en el Casanova. Una ovación interminable para el base que lo festejó con alma y vida.

El final fue para lucimiento. Si bien no fue necesaria su presencia ante Islas Virgenes, un primer cuarto formidable a pura asistencia dejó en claro todo su repertorio. La gente coreó su nombre, festejó cada doble y jugada lujosa que brindó Campazzo. Un espectáculo aparte sin dudas. La prensa buscándolo constantemente como jugador franquicía y líder de esta nueva camada. Se pone serio cuando es necesario, hace monería cuando lo vale, todo en su punto equilibrado. Hoy por hoy uno de los emblemas del equipo. Bahía Blanca quedó impresionado con lo demostrado. El primero de la fila para salir a la cancha, un revolucionario, un rebelde, líder, caradura, lo que ustedes prefieran....

José Fiebig

@Josefiebig

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO