• 20-01-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Dominio en conjunto

Gimnasia está bien. Y se nota. Es cierto que la final perdida en el Súper 20 puede aparecer como una espina reciente, pero eso no quita que el equipo esté muy bien. Es parte de su filosofía, de esa forma que tiene de trabajar y ejecutar desde hace ya varios años con una escuela que pregona y que transmite. Tiene jugadores en altísimo nivel y eso no es casualidad, porque ese rendimiento es a raíz de saber a lo que juega, de ese básquet inteligente y vistoso que adora desplegar, de no negociar en defensa y tener alas en ataque. Hoy ante Argentino lo demostró una vez más: 90-72 a Argentino en el Socios y segunda victoria dentro de la Liga.

El elenco local distribuyó de manera notable los puntos en el juego, pero quién más se destacó fue el tucumano Orresta con 22 tantos, seguido por Roberto Acuña con 14 y Agustín Barreiro con 12. Por el lado de la visita, el extranjero mostró su capacidad anotadora pese a tener un juego muy difícil, y logró concretar 14 puntos, al igual que el exjugador de Gimnasia y Esgrima de La Plata, Pablo Alderete.

Las primeras acciones del partido se dieron bajo el mando del base tucumano Sebastián Orresta, que se encargó de comandar al quinteto en cada una de las ofensivas realizadas desde el arranque. El acople en defensa de Gimnasia, sumado a un gran trabajo en la pintura de Roberto Acuña y Yoanki Mencia, le permitieron al verde colocarse rápidamente en ventaja, impidiendo así el correcto funcionamiento de las tácticas planteadas en la previa por el técnico del turco, Juan Manuel Varas.

Durante el primer cuarto, el equipo juninense se vio apabullado por la tempestiva de su rival, que realizó unos impecables primeros diez minutos en todos los sectores de la pista. Con el correr de los minutos, la figura de Sebastián Vega, en Gimnasia, fue creciendo de manera paulatina, realizando un gran trabajo en el aspecto defensivo, y contagiando así también al resto de sus compañeros que, del lado opuesto de la cancha, mantuvieron siempre la compostura necesaria para mover el balón hacia distintos sectores, buscando el espacio que les permita anotar en cada ataque. De esta manera, el Mens Sana culminó este parcial con una sólida ventaja de 17 puntos (27-10).

Una vez abordado el segundo cuarto, Argentino de Junín logró mostrar una leve mejoría en su juego, pero su baja eficacia no acompañaba al trabajo que venían realizando. Una vez más, la dupla conformada por Orresta y Vega dio que hablar en el parqué, siendo piezas claves en el funcionamiento del equipo conducido por Martín Villagrán. En los minutos previos al entretiempo, la correcta rotación del balón por parte del local le permitió encontrar, en varias ocasiones, la posibilidad de concretar tiros por detrás de la línea de seis metros con mayor frecuencia, logrando así, irse al descanso con una diferencia a favor de 23 tantos (50-27).

Sin lugar a dudas, los primeros 20 minutos no fueron muy favorables para el Turco, y para sumarle al mal juego vale la pena destacar que en gran parte del encuentro no pudo contar con la presencia de su principal referente, el capitán, Juan Cangelosi, que debió a salir de la pista con tan solo cinco minutos disputados debido a una molestia que lo dejó fuera del partido.

Una vez más, el equipo conducido por Varas salió a la pista a demostrar una mejor versión de su juego, siendo, por momentos, más agresivos a la hora de atacar, depositando en reiteradas ocasiones el balón en las manos de su extranjero Thomas Cooper, que parecía por momentos ser la llave maestra del Argentino. Pese a ya no poseer el mismo protagonismo que en la primera parte, Gimnasia logró mantenerse cauto ante la de embestida de su rival y se afianzó en la pista con un juego más moderado, pero que a su vez le permitió mantener una ventaja considerable de cara a los últimos diez minutos, siendo esta de 17 (69-52).

Cuando parecía que el turco iba a ir directo a buscar la hazaña en el Socios Fundadores, Juan Ignacio Rodríguez Suppi fue expulsado de la pista, tras protestar de manera desmedida ante los árbitros, lo que conllevó a que Argentino nuevamente deba de comenzar de atrás con una baja considerable en su plantilla. El bajón anímico causado por lo acontecido en la previa del comienzo del último cuarto provocó que una vez más Gimnasia vuelva a tomar las riendas del juego, de las que se aferró fuerte y no soltó hasta el último segundo, teniendo como principal figura a Sebastián Orresta, que una vez más comandó al equipo con fervor y lo condujo hacia una nueva y holgada victoria (90-72).

Informe: Prensa Gimnasia y Prensa AdC. Fotografías: Prensa Gimnasia

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO