• 24-09-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Del cementerio y el Uber a un Game winner en la NBA: La historia de Matt Ryan

Trabajó en un cementerio y como repartidor en Uber Eats y Door Dash, la pandemia se había llevado los focos en el año de su draft y ninguna franquicia lo eligió, no la pasó bien. Actualmente está disputando la Summer League con los Boston Celtics y lo está haciendo muy bien, se dio a conocer tras meter un game winner y lesionarse en la misma jugada durante el partido de Boston contra los Bucks, esta es la historia de Matt Ryan.

Alero de 25 años, se destaca del triple con 2,01 metros de altura. Comenzó su carrera en el básquet siendo un prospecto de cuatro estrellas en el Highschool, tenía ofertas universitarias y una proyección para llegar a ser profesional y, quizás, a jugador de la NBA.

Cuando llegó el College se decantó por la universidad de Notre Dame, donde jugó dos temporadas y promedió 4,7 puntos con 1,3 rebotes, no conforme con la competitividad del programa fue transferido a Varderbilt, donde tras un año sin jugar, según imponía la NCAA para los jugadores que se cambiaban de universidad, disputó una temporada con promedios de 8,1 puntos y 2,7 rebotes, nada mal.

Tenía un buen nivel en la universidad, pero no se lo tenía en cuenta como prospecto NBA, por lo que decidió jugar un año más en College, completando cuatro temporadas en la NCAA. Se fue a los Mocs de Tennessee, ubicado en Chattanooga, en busca de destacarse más dentro de un programa con menos estrellas, y así fue: en su única temporada allí promedió 15,4 puntos con 4,9 rebotes y fue parte del segundo mejor quinteto de la conferencia, siendo esta por lejos su mejor campaña en College.

Terminaba la 2019/2020 y Matt se ponía a punto para llamar la atención de alguna franquicia de la NBA en el draft de cara a la 2020/2021, pero las cosas no salieron del todo bien. Una pandemia se interpuso en su camino, y el de todo el mundo. Todo frenó, incluso la NBA y la NCAA, sin trainning camp, Draft Combine, sin siquiera poder salir de su casa, Matt se perdió en la nebulosa del confuso presente que el mundo estaba viviendo.

El draft se retrasó hasta el 18 de noviembre del 2020 y nadie lo seleccionó. Sin equipo de la NBA tuvo que buscar otros rumbos, pero nunca dejó de lado el deporte. “Fueron 11 meses locos. Estuve en casa durante un año y medio. El año pasado pasé unas cuatro o cinco horas diarias en el gimnasio solo esperando una oportunidad”, declaró.

Sin un contrato profesional como jugador de básquet se vio obligado a buscar otro rumbo, él mismo reconoció que trabajó en un cementerio y como repartidor de Ubereats y DoorDash mientras entrenaba en busca de otra chance en el básquet.

Se sumó a los Cleveland Cavaliers para disputar la Summer League de 2021 pero no tuvo suerte. Luego los Denver Nuggets le ofrecieron un contrato “Exhibit 10”, que indica que no tiene dinero garantizado y está “a prueba” en la franquicia. Este tipo de acuerdo también habilita al equipo a ofrecerle una recompensa de máximo $50.000 dólares si ficha con el filial y se mantiene 2 meses en el equipo, más el salario por jugar la G League, eso fue lo que le ofreció Denver a Ryan, y él aceptó.

En los Grand Rapids Gold tuvo un papel destacado con 18,6 puntos y 9,6 triples intentados (39% de efectividad), pero el primer equipo tenía otras prioridades antes que un alero tirador y decidió fichar a Davon Reed, como un jugador más físico y defensivo.

Pese a no seguir en la franquicia empezaban a abrirse puertas, conseguía oportunidades y las buenas estaban llegando. En febrero de 2022 tuvo la oportunidad de jugar en la segunda ventana FIBA para la clasificación al mundial 2023 con Estados Unidos, era su oportunidad para destacar y seguir mostrándose. El primer partido fue ante Puerto Rico, el 24 de febrero, ganaron 93 a 76 con una gran actuación de Ryan. Disputó 20 minutos en los que convirtió 15 puntos (5/8 en triples) y fue de los mejores del partido con 20 de valoración.

El segundo fue tres días después, el 27. Matt volvió a tener una buena actuación y destacó, de nuevo, desde el triple. Jugó 16 minutos en los que anotó 12 puntos (4/10 en triples), además tomó dos rebotes y tuvo 10 de valoración en la victoria de su selección 89 a 67 sobre México.

Esta experiencia le sirvió, ya que apenas un día después, el 28 de febrero, firmó un contrato Two-Way con los Boston Celtics, su equipo actual, por lo que se lo pudo ver vestido de civil junto al plantel en varias ocasiones. Se destacó en los Main Celtics, de la G League con 20,4 puntos y 9,2 triples intentados (42% de efectividad), lo que lo llevó a el 10 de abril de 2022, en el final de la temporada regular, hacer su debut en la NBA jugando 5 minutos ante los Memphis Grizzlies.

Luchó y se mantuvo en el equipo, actualmente está disputando la Summer League y lo está haciendo bien: En dos partidos se destacó con 19 puntos, 5 triples convertidos de 9,5 intentados por juego (52%) y 55% en tiros de campo en 23 minutos en cancha. Se comenzó a hablar de él luego de su Game Winner ante los Bucks donde metió el triple ganador y se lesionó el tobillo (no de gravedad).

Todo apunta a que si sigue dando este rendimiento podrá tener un contrato con el primer equipo de los Boston Celtics, cumplir su sueño de llegar a la NBA y, por qué no, hacerse de un lugar en la rotación del equipo. Con 25 años aún tiene mucho futuro por delante y merece una oportunidad por todo su esfuerzo.

Joaquín Cirigliano

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO