Ingrese texto de busqueda

20/06/2019 12:09 | Selección Nacional

¿Hacia dónde va el femenino?

Femenino: barco a la deriva

(Opinión) Proyectos truncos, cambios de rumbo bruscos, y al final de cuentas, un navío que parece fantasma en medio de un mar que cada vez se torna más competitivo. Reflexiones de una realidad que los capitanes de esta gran embarcación parecen no ver.
Autor:Emanuel Niel (eniel@pickandroll.net)
Femenino: barco a la deriva

¿Para dónde va el femenino? ¿Hacia dónde lo llevan? ¿Cuál es el proyecto?

Mientras más me re pregunto esto, más aristas sumo, y caigo, al final de cuentas, que estoy metido en una gran ensalada, en la cual, claramente las chicas no se benefician. Ahora, ¿Sólo yo lo veo? ¿Es mi perspectiva enroscada la que me lleva a mutar molinos de viento por gigantes?

O por el contrario, mientras más aceite y verduras varias tenga este bowl que crece más y más, alguien sale victorioso, a alguien sí le conviene este menjunje (no a las chicas), y desde mi óptica no lo logro divisar.

Permítanme ser agnóstico. Ateo de cualquier mano que se arrime e intente bosquejar una caricia para esta rama de nuestro deporte. Tristemente, charlatanes conocemos de sobra. Uno se torna arisco y pretende, antes de cualquier movimiento, garantía de la garantía para poder tener la certeza que lo que seguirá no será un mero espejito de color.

Después de estos años siguiendo al femenino, tengo claro qué cosas hacen bien, y cuáles no. No se trata de gustos. Son hechos concretos que ya se han probado de manera empírica. Solo un loco puede hacer lo mismo y pretender un resultado diferente.

Pese a que se hable de superavit económico, las arcas de la CABB no pasan por su mejor momento. Esto, sumado a la inflación y la fuerte devaluación de la moneda local, hicieron un combo que afecta a cualquier planificación.

No hay giras previas programadas para las chicas. Ni siquiera para la camada U19 a la cual se ha apostado muy fuerte en el último tiempo, al punto tal de dejar de lado otros equipos.

Bien sirve este último párrafo de preámbulo para uno de los ítems a plantear: Concentraciones.

A comienzos del 2019, y con la pompa del título “Academia CABB”, se llevó adelante una concentración de un mes para la categoría U19. Por ciclo, es la saliente. La que se despide de menores. Sin embargo, por destacarse, y presentar la ilusión de un buen resultado mundialista, todos se subieron a la potencialidad de su carrito ganador.

¿Y las demás? La camada U14 que no tuvo un buen papel en el Sudamericano 2017, y tampoco logró el objetivo en U15 2018, al quedar fuera de los boletos para el FIBA Americas U16 que se está jugando; no se vio así de respaldada.

Después de la muestra que dejó su primer año con la celeste y blanca, era necesario ajustar fuerte allí, y redoblar esfuerzos, pero sin embargo, la planificación no mutó. Se buscó en un recambio importante de jugadoras la solución a la falta de trabajo, y el golpe de timón tampoco resultó.

Esta Academia CABB bien podría haber servido para reinsertarlas en el sistema, para que no pierdan ritmo, y sin embargo, se priorizó el resultado deportivo por sobre el desarrollo.

Vale decir que dentro de una semana la actual categoría U14 tendrá su primera concentración, y si bien se tratará de un torneo promocional, su Sudamericano se dará dentro de un mes. Con una mano en el corazón, ¿Cuánto habrán podido trabajar?

Allí fijar el rumbo parece clave, y en ese aspecto, los proyectos no han tenido continuidad, vaya uno a saber el motivo.

En 2011, se apostó a un trabajo a largo plazo con jugadoras de talla internacional. Se las denominó “Las Lunguitas”. Lamentablemente, ese proyecto nació y murió con esa camada, que disputó el Mundial U19 de 2013.

Luego, como quien da vuelta la página, se priorizó por un par de años a las jugadoras de baja estatura y explosivas.

Hace más de dos años, Hernán Amaya y su grupo de colaboradores habían podido recorrer gran parte del país, viendo jugadoras, dejando planes de trabajo, y ampliando la base de la pirámide.

Al siguiente año el número de viajes cayó drásticamente, y en el 2018 esa curva siguió descendiendo.

En 2016, la CABB financió una gira europea para un grupo de jugadoras (parte de las que participaron del FIBA Américas U18 de 2015 que no clasificó al Mundial) de muy buena talla y condiciones biométricas; buscando darle preparación, rodaje y continuidad.

Lamentablemente, eso no ocurrió. Si se repasa la lista de preselección, y se hace un seguimiento de las que mantuvieron un contacto fluido, en cuanto a entrenamientos y concentraciones, tan solo dos rompen el molde: Lucía Operto y Florencia Chagas.

El resto, sin dudas, no era para nada despreciable: Candela Foresto, Micaela Sabater, Amaiquén Siciliano, Josefina Torruela, Victoria Moyano, Giselle Botta, Valentina Silva, Melanie Fugellie, Catalina Giovanolli, Tamara Pinto, Malena Velasco Sosa, Candela Chiaia, Nerea De La Cruz, Carolina Zeitune, Melina Marcial, Rocío Arena, Juana Gaspar, Florencia Mauro, Valeria Fernández y Agustina Curioni.

Ante tantas dudas evidentes sobre el camino a seguir, y por sobre todas las cosas, sin una directiva clara desde arriba; resulta más que obvio que tampoco se sepa a qué deben jugar los equipos nacionales.

Hace aproximadamente tres años, se tomó la decisión que sean las chicas las que resuelvan dentro del parquet, buscando con esto que jueguen por concepto.

Recién en 2018, entre el Mundial U17 y el FIBA Americas U18, se comenzó a ver plasmado esto, tanto por parte del cuerpo técnico, como por las jugadoras. Está claro, todo necesita su tiempo de maduración. Las claves pasan por la convicción y la paciencia.

Dicho todo esto, indefectiblemente vuelvo a las tres preguntas originales ¿Para dónde va el femenino? ¿Hacia dónde lo llevan? ¿Cuál es el proyecto?

Siento que escribí en un papel imaginario. Que todas esas palabras se perdieron en la nada. Al final de cuentas, fueron solo reflexiones. Sigo tan confundido como al principio… ¿Y vos?

Emanuel Niel
@ManuNiel

www.pickandroll.com.ar

»Lamar20/06/2019 23:20
El problema es Hernan Amaya....esta desde hace tiempo...es el único que no cambia pase lo que pase
Responder
100 %
0 %